Boom Inmobiliario en Caballito: como Nueva York…pero en Buenos Aires

Durante las últimas décadas el boom inmobiliario en Capital Federal se convirtió en una de las industrias más desarrolladas, con torres dignas de una postal de grandes ciudades del mundo, como Las Vegas o Nueva York Caballito, al igual que Belgrano, Las Cañitas, Palermo y Villa Crespo, entre otros, es uno de los barrios donde más se ha edificado en los últimos años.

Caballito fue transformándose con el correr del tiempo. Poco quedó de aquel barrio de casas quintas donde la familia Lezica residía, en el actual Parque Rivadavia. La fachada del barrio fue cambiando, dejando atrás la pulpería de Avenida Rivadavia y Emilio Mitre que le dio origen a Caballito. Hoy, se ve un prototipo de barrio digno del “primer mundo”, con colectivos, autos, taxis y edificios monstruosos que modificaron aquel paisaje verde que podían disfrutar los antiguos habitantes de este lugar.

En este contexto, vecinos del barrio e integrantes de la Proto Comuna Caballito –asociación que surgió como un respaldo para la defensa del espacio verde del barrio-, hacen oír desde el 2002 sus reclamos en contra de la indiscriminada construcción que edificios altos, que no sólo quitan el espacio verde, sino que atentan contra la intimidad de los habitantes de las casas lindantes a ellos. “A pesar de la crisis que se viene sucediendo desde hace varios años, en barrio Caballito se siguió construyendo sin interrupción, aunque ha mermado en la cantidad de proyectos a poner en marcha”, afirmó en su última edición la revista Horizonte, de ese barrio.

“Nuestra lucha contra la especulación inmobiliaria tubo un éxito importante con la sanción de la Ley 2722, que preserva 80 manzanas”. Este hecho sería más significante si Caballito no fuera el barrio con menor cantidad de m2 de espacio verde por habitante de Argentina; viven 3000 habitantes/km2”, afirman los vecinos.

En cuanto al espacio verde aun libre, el predio ubicado en congruencia con la estación “Caballito” del Ferrocarril Sarmiento, en los fondos del Club Ferrocarril Oeste, es la última reserva de espacio libre que tiene este barrio ubicado en el centro geográfico de la ciudad. Quizás por esta causa, los porteños busquen propiedades allí, donde se encuentra cerca de varios puntos de la Capital Federal, en especial del microcentro, donde se da la mayor concentración de puestos de trabajo. “Si esa tierra se libera a la especulación inmobiliaria se haría añicos el proyecto de los vecinos de transformarlo en el parque que necesitamos y destruiría la identidad del barrio con la construcción de las nuevas torres”, comentan los vecinos de la Proto Comuna Caballito. Además, Gustavo Desplats –presidente de esta organización- afirmó que “la transformación en espacio verde de esas 16 manzanas nos permitiría mejorar sensiblemente la calidad de vida de los vecinos, ya que Caballito es el barrio con menor cantidad de metros cuadrados de espacio verde por habitante de nuestro país”.

La Legislatura de Planeamiento Urbano dio luz verde al proyecto de construcción de un nuevo shopping en la zona del Club Ferro, bajo el argumento de que el emprendimiento “revertirá la situación de deterioro del sector lindante a las vías del ferrocarril”. El centro comercial tendría dos subsuelos, una planta baja y dos pisos superiores- estará a menos de 200 metros de donde se levantan dos torres de 33 pisos con un total de 528 unidades de viviendas.

Los vecinos del barrio reclaman, al igual que los de Villa Urquiza, Recoleta, Palermo y Belgrano, donde el boom inmobiliario también se multiplicó en los últimos años, que “no queremos ser un barrio elitista ni al mismo nivel que Alemania o Suiza. Las nuevas edificaciones no representan una alternativa para la clase media porque son de categoría, a U$S 40 mil el ambiente”. También en el portal de la Proto Comuna pueden verse datos relevantes a tener en cuenta: las cloacas del barrio datan de 1920, lo que podría desembocar en un colapso teniendo en cuenta que en esa época había casas bajas y sólo 30 mil personas eran locatarios de la zona y no había edificios de quince o veinte pisos. El último censo realizado en 2001 demuestra que en Caballito habitan 183.396 personas y se estima que ese número aumentó notoriamente hasta el día de hoy.

Sin embargo, el eco de reclamo parece no hacerse oír, si uno recorre las calles puede ver al menos tres edificios nuevos por cuadra de varios pisos, con pileta, solarium y cocheras. Asimismo, pueden verse casa tapiadas con carteles que declaran: “Próximamente semipisos de cuatro ambientes”, aquí parece no cumplirse con la Ley. El arquitecto Mario Goldman, miembro del Consejo Profesional de Arquitectos y Urbanistas, declaró en base a la saturación de la construcción que “el Código de Planeamiento Urbano no tiene en cuenta la capacidad máxima de las redes de ningún tipo: las obras y las redes deberían ir juntas en el Código y actualmente no lo están. La realidad es que los permisos para las obras son legales”.

Desplats realizó también un descargo sobre la construcción sin precedentes, “¿Nadie se puso a pensar que el aumento de población en el barrio significan más automóviles, que tienen que alquilar una cochera en uno de los barrios más caros de la ciudad? También es una odisea conseguir una vacante en un colegio para los chicos”.
Caballito pasó a ser un sitio de ciudadanos atomizados, donde poco conocemos de la vida del que vive del otro lado de la pared, sin una interacción social y mucho más si siguen permitiendo la exclusión de los espacios recreativos.

El Gobierno poco operó sobre los pedidos de los vecinos, deberían realizarse estudios de impacto ambiental e infraestructura para frenar de una vez por todas el boom inmobiliario, que por lo que se sabe y parece hasta el momento, lejos está de cumplirse la necesidad de que sea un espacio donde los chicos puedan andar en bicicleta por las calles y los padres puedan sentarse en las veredas a disfrutar de “su” Caballito como lo hacían en su niñez.

María Laura González

One thought on “Boom Inmobiliario en Caballito: como Nueva York…pero en Buenos Aires

  • 24/06/2013 at 17:07
    Permalink

    Hola! me gustaría tener el contacto de la autora del informe para poder profundizar en el tema
    saludos!

    Reply

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *