Hogar Obrero de Caballito

Se trata de uno de los edificios más emblemáticos de Buenos Aires y por supuesto de Caballito. Destaca muy poco por su belleza, y fue muy criticado en su gestión aunque su magnitud y altura eran únicos en la época en la que fue construido. Con el paso del tiempo y careciendo de mantenimiento su aspecto decreció aún más.

El nombre real es Edificio Nicolás Repetto. Por definición se trata de una vivienda colectiva construida por la cooperativa El Hogar Obrero. Por su imponente figura se lo conoció desde un comienzo como el Elefante Blanco.

Historia
A comienzos de la década de 1940, se compró una casona del barrio de Caballito que había alojado al Sanatorio Argentino y que tenía frente sobre la Avenida Rivadavia y salida por su opuesta, la calle Rosario. Con la nueva Ley de Propiedad Horizontal sancionada en 1948, durante la presidencia de Juan Domingo Perón, la cooperativa encargó su mayor proyecto hasta la fecha a los arquitectos Wladimiro Acosta, Fermín Bereterbide y Alfredo Felici.

El edificio consistió en un gran edificio de 3 cuerpos: uno sobre la Avenida Rivadavia, otro sobre la calle Rosario y uno alargado y de 70 metros de altura a lo largo de la cuadra entre ambas avenidas. Además, se sumó al complejo un gran almacén para abastecer a sus ocupantes. En él funcionó el primer sistema de autoservicio de la Argentina. La planta baja tenía sastrería, farmacia, librería

El edificio sobre la Avenida Rivadavia contó con planta baja y 11 pisos de departamentos, el de la calle Rosario también con planta baja y 11 pisos y el cuerpo principal, con planta baja y 23 pisos. En el primer piso funcionaba un jardín de infantes que luego se mudó a la terraza del 24. Además, existía un entrepiso reservado para uso exclusivo de oficinas y otras dependencias de la Cooperativa.

El Edificio Nicolás Repetto se inauguró finalmente el 21 de diciembre de 1955 y contó con grandes comodidades para su época y el sector social al cual estaba dirigido: 7 ascensores para las viviendas y uno para el sector administrativo y comercial, servicios de agua caliente y calefacción centralizada, suelo radiante en los departamentos, lavaderos mecánicos e incineradores. El proyecto fue un precursor de la arquitectura de los 60’s y 70′ en Buenos Aires. El uso de venecitas en todos lados, los ascensores con pisos de madera y los inconfundibles balcones con sus herrerias lo hacen uno de los edificios con estilo sesentoso de la república argentina. El edificio es una ciudad dentro de otra ciudad.

Desde el año 2001 el Hogar Obrero fue el fiel reflejo de lo que le pasó al país: el deterioro general se sumó a la decadencia en los ascensores y vandalismo e incluso robos en los pasillos centrales del edificio. De manera despectiva comenzó a llamarle “monoblock”. Era comun ver palieres y escaleras graffiteadas como si fuese el Bronx de 1980.

Desde el año 2005 los propietarios de cada piso del edificio decidieron refaccionar entre ellos cada piso, y así es que cada piso tiene un grado de mantenimiento distinto: algunos estan impecables y otros están destruidos. Ya no se ven graffitis ni vandalismo. Todo luce limpio, pero bastante deteriorado. En la entrada del edificio hay vigilancia las 24hs dada la cantidad de gente estimada en 1000 personas

Entre las características mas raras del edificio mencionado, buena parte de los propietarios pusieron rejas en puertas y ventanas que dan al pasillo por miedo de robos.



Fuente: Wikipedia

One thought on “Hogar Obrero de Caballito

  • 08/05/2011 at 12:46
    Permalink

    es una lástima q se desaproveche

    Reply

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *