Museo del Hospital Durand

El proyecto comenzó en los 80, cuando empezaron a recolectarse elementos que ya no se usarían. Aún trabajan en el Museo algunos de sus ideólogos originales, como  Dr. Balbachán, quien día a día es acompañado por su hija, la Lic. Flavia Balbachán, socióloga. También están los doctores Alberto Freidman y Héctor Petinicchio y la Dra. Noemí Spina.

En el año 2008, el Museo ya había tomado forma, aunque la inauguración oficial sería recién en 2013, año en el que se conmemoraba el centenario del Hospital Durand.

El patrimonio que cuenta hoy con miles de piezas, fueron producto de  donaciones, investigaciones, búsquedas y hasta trabajo de arqueología.  En una vitrina, celosamente guardada se encuentran elementos recuperados de la vieja capilla. Allí puede verse partes del Via Crucis, también lo que queda de la pila bautismal, el armonio, y hasta partituras.

durand-

El Pabellón Herrera Vegas, donde funciona el museo es parte del proyecto original del arquitecto Juan Buschiazzo que fuera inaugurado en abril de 1913. Allí funcionaba el Servicio de Ginecología y Obstetricia, comenta el Dr. Balbachán. Con este dato, sumado a un documento del Registro Civil donde se constata un nacimiento que data de aquella época, queda desmentido aquel mito que hacía referencia a los orígenes del nosocomio como un “Hospital de Hombres”.

durand-3

Recorrer el museo y observar  las piezas es descubrir un mundo desconocido para los visitantes ajenos a la actividad médica. Cada elemento tiene una historia, y a Balbachán se le ilumina la cara al hablar de cada una de ellas: “Aquí hay  instrumental que los médicos que trabajan ahora desconocen por completo…”

durand-4

Mientras tanto Flavia muestra las fotografías donde se aprecia la construcción original y diferentes imágenes que documentan la demolición de aquel edificio que dio lugar al hospital actual. De aquella época quedan dos pabellones: el Herrera Vega, que es justamente donde funciona el Museo, y el pabellón que está ubicado a la entrada, donde se prestan los servicios de Rayos y de Pediatría.

“Por cuarto año consecutivo – cuenta Balbachán con  orgullo-  hemos participado en la Noche de los Museos donde se dieron charlas, audiovisuales, conferencias y se realizaron diferentes números artísticos, en muchos casos con la participación del profesionales del Hospital”.

durand-2

El director del Museo comenta que no todo ha sido fácil,  aún no figuran en el organigrama del Hospital, ni cuentan un reconocimiento oficial como Museo por parte del área de Cultura de la Ciudad. A pesar de estos inconvenientes, el Museo del Hospital, ha contado siempre con el respaldo de los diferentes directores del nosocomio y recientemente les fue otorgado un nuevo espacio para ampliar las exposiciones.

Los que seguimos conduciendo el museo “ad honorem” –agrega-  tenemos un punto problemático que es lograr recursos financieros para su funcionamiento, se necesitan vitrinas y recursos para llevar adelante los proyectos que tenemos pendientes, entre ellos, poder hacer la maqueta que reproduzca el edificio original, entre muchos otros.

Por último, el Dr. Balbachán mencionó algunos reconocimientos:  La Dirección del hospital apoyó el proyecto desde el inicio. La Asociación de Profesionales Universitarios del Hospital Durand, la Asociación de Médicos Municipales, la Revista Horizonte de Caballito y la Comuna 6 siempre promocionan nuestra actividad.

Quienes estén interesados en conocer este museo, pueden visitarlo los días miércoles por la mañana. Está ubicado en el tercer piso del Pabellón Herrera Vega. Allí encontrarán no solo una variada colección de elementos relacionados con la práctica médica y con la historia del edificio, sino que encontrarán también a dos personas apasionadas por esta vocación de proteger y difundir el patrimonio del Hospital. Tarea que, sin duda alguna, saben transmitir con ese entusiasmo que  tienen quienes aman lo que hacen.

Para más información, comunicarse a través de Facebook: Museo del Hospital Carlos G. Durand

Fuente: caballitotequiero.com.ar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *