Barrio

Volvieron los vagones de madera de la Línea A de Subte que arranca en Caballito

Vuelven a las vías los históricos vagones de madera de la Línea A. Son conocidos como “La Brugeoise” o “Las Brujas” y volverán a circular en paseos turísticos que se harán hasta fines de 2017 y al que los vecinos podrán acceder anotándose a través de Internet. Lo harán por la misma Línea A que diariamente transporta miles de vecinos desde Floresta, pasando por Flores, Caballito, Once y el Centro.

Estos recorridos turísticos arrancarán desde estación Perú e irán ida y vuelta, hasta la estación Acoyte de Caballito y de ahí vuelven al Centro. El resto del recorrido no se utilizará.

En todo el trayecto habrá guías de la Ciudad de Buenos Aires, que contarán la historia de los coches, cómo fueron restaurados y también hablarán de la línea A, la primera en toda América latina, y orgullo caballitense.

Los gigantes de madera habían sido sacados de circulación el 11 de enero de 2013, con 99 años, un mes y diez días de servicio (podían haber esperado 20 días para que cumplieran los 100 años, en fin…). De esta forma se convirtieron en los vagones en servicio regular más antiguos del mundo, y fueron enviados a los talleres de El Polvorín, en nuestro barrio de Caballito para ser reemplazados por formaciones cero kilómetro y con aire acondicionado traídas desde China.

Ese mismo año, la Legislatura porteña sancionó la ley N° 4886 que ordenó que 20 de los históricos coches fueran “puestos en valor, reacondicionados y adaptados técnica, mecánica y eléctricamente” de modo que volvieran a circular “con fines educativos, culturales y turísticos”.

Recordemos que en Las Brujas, como también se conoce a esos vagones, viajaron ilustres personajes porteños: antes de convertirse en el Papa Francisco, Bergoglio lo tomaba a diario.

Los vecinos que aún quieran anotarse pueden hacerlo en bapc.buenosaires.gob.ar y seguir los pasos para obtener las entradas.

Como fue la restauración
El trabajo de restauración de las unidades comenzó en 2013 y estuvo a cargo de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), bajo la dirección de la arquitecta María Elena Mazzantini con la colaboración técnica e historiográfica del arquitecto Guillermo Pinelli y Pablo Piserchia, apasionado de los trenes e integrante de la Asociación Amigos del Tranvía (AAT).

“Fue un trabajo muy artesanal, casi ‘de cirujano’. Los vehículos se desarmaron totalmente, se enumeraban las piezas, se limpió la estructura y se restauró todo lo que podía arreglarse”, expresó a Télam Mazzantini, quien también tuvo a cargo la restauración de la sala central del Teatro Colón.

Los trabajos de acondicionamiento incluyeron el reemplazo de piezas desgastadas -como las lengüetas de cuero para abrir las ventanas o las correas que sostienen las anillas para sujetarse- y el agregado de refuerzos en puntos clave para evitar la clásica oscilación que tenían cada vez que los coches “doblaban” en las curvas de las vías.

También volvieron a pintarse con los tradicionales colores gris, azul y amarillo, y a la pintura se le aplicó un tratamiento ignífugo, y las maderas de sus interiores fueron barnizadas nuevamente.

El orfebre Juan Carlos Pallarols se encargó de restaurar los bronces y cromados de los históricos trenes y, aseguró, “fue algo mágico”. “Cuando sacamos las ventanillas y metíamos la mano encontrábamos billeteras, cartas de amor y otras cosas que datan de 1920. Fue un auténtico regalo y placer hacer este trabajo. Son vehículos que ‘tienen alma'”, dijo Pallarols.

Desde el punto de vista de técnico y de seguridad, también fue necesario hacer otras modificaciones que hicieran posible su circulación. Para esto se cambió la tensión de los coches de 1.100 voltios a 1.500, que es la potencia con la que circulan las unidades nuevas, se modificó la medida de la trocha y se le agregaron sistemas de seguridad: luz de emergencia y enclavamiento de puertas, lo que impide que el coche arranque si hay alguna que no haya cerrado.

Por el momento ya hay cuatro unidades refaccionadas, pero están listos los pliegos para renovar otras dos y se espera avanzar con el resto.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker