Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Vidal fue elegida entre los 50 “pensadores globales” de 2017 por la revista Foreign Policy

(CABA) Para la revista, “2016 fue el año en que el populismo reaccionario barrió el mundo y 2017 fue un año de ajuste de cuentas”.Por supuesto, el populismo no fue la única gran historia que dominó 2017. Corea del Norte lanzó poderosos misiles nuevos capaces de golpear a los Estados Unidos. El Estado Islámico sufrió una derrota en el campo de batalla tras otra, pero continuó haciendo metástasis. Las democracias lucharon por lidiar con la intromisión cada vez más agresiva de Rusia en sus asuntos. Los multimillonarios llegaron a dominar el gobierno de los EEUU. Y el mundo ignoró en gran medida la mayor catástrofe humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial: según las Naciones Unidas, el número de personas desplazadas por la fuerza alcanzó niveles récord, y unos 20 millones corrieron el riesgo de morir de inanición”, destacó la publicación en la presentación de los “Global Re Thinkers” de 2017.

En su tradicional lista anual (en la que hay cinco latinoamericanos), Foreign Policy presentó a los 50 seleccionados de este año, entre los que se encuentran personalidades de diversas ramas, como Chelsea Manning (entregó documentos clasificados de los Estados Unidos a Wikileaks), Jeremy Corbyn (el político laborista inglés que revitalizó a su partido), Mark Cuban (un empresario norteamericano que se involucró en la política), Al Weiwei (un artista y activista chino), Emmanuel Macron (presidente de Francia) o Sergio Moro (el juez que impulsó el Lava Jato en Brasil).

La gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal forma parte de este selecto grupo ya que, según la publicación, “se ha convertido en una jugadora indispensable en la política argentina, una protegida del presidente Mauricio Macri y un feroz opositora a la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner, quien, a pesar de numerosos escándalos de corrupción, aún ejerce una influencia política significativa”.

Acompañando a la lista de 50 personas, la publicación presentó un perfil de cada seleccionado, y en el de la Gobernadora bonaerense destacó que “el encanto realista de Vidal enmascara una aguda sabiduría política. En particular, ella ha utilizado su atractivo populista para apuntalar el apoyo a la ambiciosa agenda económica de Macri, que mezcla el ajuste fiscal con la inversión en infraestructura a medida que el país trata de recuperarse de décadas de estancamiento y recesión y evitar las trampas de otra populista -Fernández”.

“En 2017, Vidal fue considerada un baluarte contra el regreso político de Fernández en las elecciones legislativas de octubre, que culminaron con una victoria para el partido de Macri y así allanaron el camino para la controvertida revolución económica del presidente. Pero mientras Fernández tenía una ventaja temprana, su rígido oponente, Esteban Bullrich, fue ayudado por el apoyo constante de Vidal en la campaña electoral. Aunque su nombre estaba en la boleta electoral, Vidal fue quien golpeó las puertas”, detalló la nota de Foreign Policy.

La lista está compuesta por Kamala Harris (“por darle esperanza al partido Demócrata en la era de Trump”); Hasan Minhaj (“por definir la narrativa de un ‘nuevo Estados Unidos marrón’”); Moon Jae-in (“por tratar de reconstruir el liderazgo en Corea del Sur”); Chelsea Manning (“por forzar a los Estados Unidos a cuestionar quién es un traidor y quién es un héroe”); Stephen Bannon (“por moldear la agenda de ‘Estados Unidos primero’ de Donald Trump); Haider al-Abadi (“por reconstruir a Irak”); Pedro Kunamoto (“por revolucionar la maquinaria corrupta de la política mexicana”); Jodi Kantor, Megan Twohey y Ronan Farrow(“por exponer a Harvey Wainstein y darle impulso a la conversación sobre acoso sexual”); Roya Sadat (“por llevar la historia de las mujeres afganas a la pantalla”); Jeremy Corbyn(“por inspirar a una nueva generación para involucrarse en política”); Mark Cuban (“por mostrar una nueva forma en que los multimillonarios estadounidenses pueden involucrarse en política”); Michael Anton (“por tratar de explicar la política exterior de Trump”); Basuki Tjahaja Purnama -Ahok- (“por hacerle frente al fundamentalismo en Indonesia”); Adama Barrow (“por darle esperanza a los que buscan la democracia en África”); Manal al-Sharif, Noura al-Ghanem, Fawziah al-Bakr y Monera al-Nahdeh (“por demostrar que el activismo de base puede mejorar las vidas de las mujeres, incluso en Arabia Saudita”); Al Weiwei (“por concentrar su lente en la crisis mundial de refugiados”); Leila de Lima (“por desafiar abiertamente -y pagar el precio- al presidente de Filipinas Rodrigo Duterte”); Steve Adler(“por defender a los inmigrantes en el corazón del Texas republicano”); Jo Ann Jenkins (“por tratar de modificar nuestras ideas sobre el envejecimiento”); Emmanuel Macron (“por sacar a Europa del borde del precipicio”); Carmen Yulín Cruz (“por convertirse en la cara de Puerto Rico durante el desastre del terremoto”); Ho Dan Hoa (“por ayudar a mostrar la guerra de Vietnam con una nueva luz”); Yadin Kaufman (“por fomentar la paz en Medio Oriente a través de la economía de la tecnología”); Sally Yates (“por defender la integridad del Departamento de Justicia estadounidense”); Ma Baoli -Geng Le- (“por darle una voz y una cita a los hombres chinos homosexuales”); Hamdi Ulukaya (“por usar su imperio del yogur para empoderar a trabajadores, refugiados y al Estados Unidos rural”); Thuli Madonsela(“por tratar de restaurar la fe en el gobierno de los sudafricanos”); Rodrigo Londoño(Timochenko) (“por entregar las armas y poner a Colombia en el camino de la paz”); Margrethe Vestager (“por enfrentarse a Google, una vez más”); Guy Verhofstadt (“por recordarle a sus pares lo que era Europa y lo que podría ser”); Elena Milashina (“por contar la historia de la guerra sucia contra los homosexuales en el Cáucaso septentrional”); Seth Moulton (“por tratar de mostrar lo que el bipartidismo podría ser en los Estados Unidos”); Jason Matheny (“por enfatizar en el rol de la ciencia en la seguridad nacional”); Chrystia Freeland (“por avanzar hacia un liderazgo global alternativo basado en los valores”); Andrei Lanjov (“por leer al Hombre de los Cohetes de Corea del Norte”); Evelyn Wang (“por resolver con inteligencia la crisis global del agua”); Las Mujeres del Movimiento #MeeToo(“por salir al frente”); Nikki Haley (“por tratar de preservar la visión tradicional estadounidense de los temas internacionales”); Hamed Sinno (“por usar la música para defender los derechos de los homosexuales en el mundo árabe”); David Liu y Feng Zhang (“por ofrecer esperanza en la lucha contra las enfermedades genéticas”); Masha Green (“por advertirle a los estadounidenses que la verdadera amenaza contra la democracia viene de la Casa Blanca y no del Kremlin”); Sérgio Moro (“por liderar la lucha contra los líderes corruptos de Brasil”); Anthony Atala (“por revolucionar la ciencia de regeneración de órganos”); Alexander Gauland (“por inspirar a la oposición populista al liberalismo en el corazón de Europa”); Alice Marwick y Philip N. Howard (“por ser pioneros en la ciencia de las noticias falsas”); Vian Dakhil (“por exigir que Irak reconozca el genocidio de los Yazidis”); Ronald Deibert (“por documentar el alcance de la vigilancia en internet”); María Eugenia Vidal (“por reescribir el manual de la política argentina”).

El texto completo:

“María Eugenia Vidal

Por reescribir el manual de la política argentina

En 2013, María Eugenia Vidal lanzó una apuesta arriesgada por la gobernación de Buenos Aires y ganó. Tratada como una candidata comodín en una competencia que su partido esperaba perder, terminó venciendo a su oponente por cinco puntos porcentuales en 2015. Dos años más tarde, se ha convertido en una jugadora indispensable en la política argentina, una protegida del presidente Mauricio Macri y un feroz opositora a la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner, quien, a pesar de numerosos escándalos de corrupción, aún ejerce una influencia política significativa.

Antes de que el presidente la eligiera para postularse para el cargo en 2013, Vidal trabajó en la Ciudad de Buenos Aires como ministra de Desarrollo Social de 2008 a 2011 y como vicejefa de gobierno de Macri desde 2011. Su ingreso a la política nacional se benefició de las bajas expectativas: fue elegida porque las figuras más importantes de su partido Propuesta Republicana PRO) creían que la provincia de Buenos Aires, durante mucho tiempo bastión de los aliados peronistas de Fernández, era imposible de ganar. Pero Vidal rápidamente demostró ser una política natural con una habilidad especial para relacionarse e inspirar a ciudadanos promedio en un país donde casi el 30% de la población vive en la pobreza.

Una madre de tres hijos de clase media, ha estado menos aislada de los males sociales que los políticos de carrera patricia como Macri, el hijo de un empresario adinerado que ha sido descrito como “distante” por los medios internacionales. Vidal, por el contrario, proyecta un aire de autenticidad del que los votantes están hambrientos: muchos argentinos la describen como una “chica del barrio” o chica de al lado. Con su experiencia en trabajo de campo en políticas sociales, se siente cómoda golpeando puertas en barrios pobres y compartiendo historias personales, pero también puede ser dura cuando es necesario: en 2007, cuando dos mujeres armadas intentaron secuestrar a su hijo pequeño, Vidal lo salvó gritando y tirándose encima del carrito del bebé.

Como Gobernadora, ella ha utilizado esa dureza para concentrarse en la disrupción del crimen organizado que atormenta a los argentinos y dificulta la creación de empleo. “Si la gente ve ladrones en su barrio o en su gobierno, no van a invertir en el futuro”, dijo. En su primer año en el cargo, purgó a 132 altos funcionarios del sistema penitenciario provincial e introdujo un proyecto de ley para cambiar los procedimientos de investigación para contratar nuevos agentes penitenciarios, en un esfuerzo por erradicar la corrupción policial en las calles y en el sistema penitenciario. Posteriormente, Vidal recibió amenazas de muerte en 2016 que la obligaron a mudarse a una base militar para obtener protección, donde aún reside.

Algunos describen a Vidal como la socia del Presidente, una creación de los medios impulsada por un flujo constante de artículos que rastrean sus visitas a ayuntamientos y visitas a los barrios. Pero el encanto realista de Vidal enmascara una aguda sabiduría política. En particular, ella ha utilizado su atractivo populista para apuntalar el apoyo a la ambiciosa agenda económica de Macri, que mezcla el ajuste fiscal con la inversión en infraestructura a medida que el país trata de recuperarse de décadas de estancamiento y recesión y evitar las trampas de otra populista central -Fernández.

En 2017, Vidal fue considerada como un baluarte contra el regreso político de Fernández en las elecciones legislativas de octubre, que culminaron con una victoria para el partido de Macri y así allanaron el camino para la controvertida revolución económica del presidente. Fernández, recordada por muchos argentinos de bajos ingresos por los generosos programas de bienestar social de su administración, se postuló para el Senado en una plataforma de críticas a las duras reformas de Macri como un programa de austeridad roto. Su victoria habría sido vista como un reproche directo a su agenda económica. Pero mientras Fernández tenía una ventaja temprana, su rígido oponente, Esteban Bullrich, fue ayudado por el apoyo constante de Vidal en la campaña electoral. Aunque su nombre estaba en la boleta electoral, Vidal fue quien golpeó las puertas.

“Vidal es como el Capitán América. Ella fue creada como un súper soldado para que Macri ganara su guerra contra Cristina “, dijo en septiembre Julio Burdman, director de la firma electoral argentina Observatorio Electoral.

Bullrich derrotó fácilmente a Fernández, y la coalición de Macri ganó en ambas cámaras del Congreso, lo que hace que sea probable que el partido apruebe amplias leyes impositivas y laborales destinadas a abrir la economía del país.

La victoria no es la panacea para los profundos problemas económicos y sociales de Argentina, pero Vidal tuvo una mirada clara a principios de 2017 durante una entrevista. “Nuestra misión es cambiar el sistema político, económico y social de los últimos 30 años”, dijo. “La gente sabe que el mañana será difícil, pero están dispuestos a sacrificarse si resulta en algo mejor para sus hijos”. NR


Fuente consultada: infobae

La entrada Vidal fue elegida entre los 50 “pensadores globales” de 2017 por la revista Foreign Policy aparece primero en Parabuenosaires.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker