Conflicto por la liberación del espacio invadido en la Plaza Giordano Bruno

El lunes último se realizó el operativo para liberar el espacio ocupado ilegalmente en la Plaza Giordano Bruno. En cumplimiento del Decreto 607/08 de GCABA, y lo dispuesto por el Ministerio de Salud y la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Buenos Aires; se procedió al desalojo y limpieza del sector intrusado de la Plaza Giordano Bruno, conocido como “Huerta Orgázmika”.

Se removieron las construcciones existentes que incluían: una vivienda precaria, una letrina, techumbres, mesadas y horno de barro. El terreno fue totalmente librado de plantas y basura, salvaguardándose las herramientas utilizadas por los usurpadores.

Un reducido grupo de jóvenes se infiltró en un primer momento y luego atacó a operarios. La violencia se extendió de uno y otro lado provocando destrozos y conflictos.

En el desalojo participaron los siguientes organismos del GCABA: Ministerio de Justicia y Seguridad, Ministerio de Espacio Público, Dirección de Higiene Urbana, UCEP, SAME, Guardia de Auxilio y CGPC 6. También prestó su apoyo la Policía Federal Argentina, a través de: Policía Ferroviaria División Sarmiento, Guardia de Infantería y Comisaría 13ª.

La opinión está dividida. Muchos caballitenses, apoyan el desalojo, mientras que varios vecinos se movilizarán desde el Obelisco hacia la Unidad de Control del Espacio Público (UCEP), donde reclamarán la restitución de la huerta orgánica.

Gustavo Desplats, coordinador de la agrupación Proto Comuna de Caballito, dijo a DyN que los vecinos presentarán en los próximos días un proyecto en la Legislatura porteña para exigir la restitución del predio, ubicado en el cruce de las calles Rojas y Giordano Bruno.

Desplats remarcó que los funcionarios del gobierno porteño protagonizaron “una persecución salvaje” contra los vecinos y realizaron “tareas de inteligencia previa y posterior” a la represión, que incluyó la violación de una propiedad privada “sin orden de allanamiento” por parte de un juez.

“Fueron excesos que no pueden darse en la democracia. La última vez que ocurrió algo similar en el barrio fue hace 30 años”, cuando la policía de la dictadura golpeó a personas que se encontraban dentro del club Ferro Carril Oeste, recordó.

El debate está planteado, para unos es un abuso, para otros, se recuperó un espacio que correspondía a la comuna.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *