Robos y más robos en Caballito

Dos delincuentes intentaron robar un departamento frente al Parque Rivadavia. El propietario se resistió y los ladrones fueron detenidos al escapar.

El hecho sucedió a plena luz del día y en la calle Rosario frente al parque, aún en medio del conocido movimiento vehicular y peatonal. Un abogado de aproximadamente 50 años llegaba a su domicilio y al abrir la puerta principal del edificio fue abordado por dos delincuentes armados, que lo obligaron a ir hasta su departamento, en el primer piso. Pero el hombre se resistió y no dejó entrar en su casa a los ladrones.

La víctima comenzó a gritar y a pedir ayuda. Los asaltantes le pegaron en la cabeza con la culata de un arma y lo dejaron herido. Bajaron corriendo hacia el palier del edificio pero, en un primer momento, no pudieron salir a la calle porque la puerta de blindex estaba cerrada con llave.

Para salir los delincuentes rompieron uno de los vidrios inferiores de la puerta de blindex. Un vecino afirmó que lo hicieron al dispar con un arma.

Al salir del edificio, uno de los delincuentes se cortó con los vidrios. Alertados por la llamada al 911, policías de la seccional 11a., que circulaban en un patrullero por la zona, descubrieron a los ladrones que huían por la esquina de Viel y Guayaquil, a la vuelta de donde ocurrieron los hechos. Ambos fueron detenidos y se les secuestró un revólver calibre .357 Magnum.

Según fuentes policiales, uno de los ladrones detenidos tenía un corte en una de sus manos, por lo que fue derivado al Hospital Ramos Mejía. Su cómplice fue trasladado a la comisaría 11a., donde estará alojado hasta que sea indagado por el juez de instrucción en turno.

Los vecinos viven con temor por los delitos, que dicen, suceden a diario. “Este barrio ya no es más seguro. Antes teníamos tranquilidad, pero ya no, en el parque Rivadavia tampoco hay seguridad”, comentan vecinos caballitenses.

Otros vecinos relataron hechos de inseguridad en la avenida Rivadavia y Acoyte. Otra gente que vive en la zona echó la culpa por los robos y los arrebatos a los llamados “trapitos” y a las personas que duermen en los bancos del parque Rivadavia.

Fuente: La Nación

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *