Un lugar muy particular de la República. Es el típico que podés odiar o amar. Ya cuando se está por entrar, la advertencia es algo dura, “no aceptamos tarjeta, de ningún tipo, no entre con cochecitos, no hay teléfono para reservar, no se vende para llevar, no se hacen reservas, atiende el dueño y su flía… en fin, UD: DECIDE”. Algo no muy típico en una parrilla o restaurant.

Un gran bodegón de caballito, la comida es básicamente parrilla, bien preparados, chivito, lechón, asado al asador, entraña, provoleta, achuras y lo de siempre. Los acompañamientos son básicos, y los postres no son muy recomendables.

Aunque es un buen lugar para una reunión con amigos y la relación precio/calidad es aceptable, la atención no es muy buena ni dedicada a los clientes. El espacio para comer tampoco es de los más confortables, las mesas están muy juntas unas de otras y no tiene buena ventilación.

Lunes a Viernes 12:30 a 16:00 – 20:00 a 24:00
Av Pedro Goyena 300


Comentarios

Una respuesta a “El Sulky”