Por un Caballito Limpio

Omar es un vecino de Caballito como muchos de nuestros lectores.

En este caso, nos hizo llegar su preocupación y consternación por una situación que se viene repitiendo en muchos sectores de nuestra República de Caballito.

Como este también es un espacio para que los vecinos puedan hacerse escuchar además de informarse y conocer sobre nuestro barrio, a continuación las palabras que Omar quizo compartir con todos nosotros.

Con mucha impotencia, observamos como día a día se va incrementando un asentamiento precario de cartoneros debajo y adyacente al nuevo puente que une las calles Yerbal al 1300 entre N. Oroño y Fragata Sarmiento con la Avda. Avellaneda en el Barrio de Caballito, en una zona residencial,visible desde el puente y de nuestras viviendas, donde además de las precarias casillas linderas a la Colonia de vacaciones del Club Ferro Carril Oeste, donde concurren cientos de niños, se han conformado varios depósitos de elementos contaminantes sobre los muros y en adyacencias del nuevo puente.

Asimismo, se han establecido grupos de cartoneros, sin ningún permiso en un amplio predio oficial en la esquina de Nicasio Oroño y Yerbal y otro adyacente al nuevo puente Sarmiento, como depósito a cielo abierto donde se realiza la selección de los elementos recolectados de toda índole y con permanente emanaciones de malos olores y densas columnas de humo, debido a la quema de diferentes componentes, entre ellos cables plásticos y según versiones también residuos patológicos, imposibilitando la apertura de las ventanas de nuestras viviendas con frente a dicho puente. Dichos elementos son quemados para su posterior traslado en camiones que estacionan sobre la calle Yerbal al 1300 siendo todo este conglomerado un foco de infección y asentamiento de roedores y alimañas.

Ya de por sí, esto significa un problema ambiental muy grave, sin que hasta el día de hoy se haya solucionado dicho problema, ni por parte de la Policía Federal, ni del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Por todo esto, solicito a las autoridades competentes, tengan a bien tomar las medidas necesarias y concretas, ya que esto significa además una considerable devaluación de la propiedad en desmedro del patrimonio de los propietarios que con tanto sacrificio han adquirido su vivienda en esa zona residencial y que pagan religiosamente sus impuestos.

Sin otro particular, saludo a Uds. Muy atte.

Omar Martinez