Ciudad Autónoma de Buenos Aires

ANTE LA LLEGADA DEL FRÍO, 10 CONSEJOS BÁSICOS PARA PREVENIR INTOXICACIONES POR MONÓXIDO DE CARBONO

Frente a las bajas temperaturas, se aconseja revisar los artefactos de gas en los hogares, no utilizar estufas que no sean de tiro balanceado en dormitorios y mantener los ambientes aireados, entre otras medidas.

Debido a la llegada de las bajas temperaturas, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través del Ministerio de Salud, realizó una serie de recomendaciones para los vecinos a fin de prevenir intoxicaciones por la inhalación de monóxido de carbono, que se origina en la combustión producida por artefactos de calefacción utilizados en ambientes cerrados y que provoca anualmente alrededor de 200 muertes en el país.

La peligrosidad de la intoxicación por monóxido de carbono se debe a que es un gas inodoro, incoloro, insípido y no irritante, que se produce por la mala combustión del gas natural, la leña, el carbón o la nafta.

Diez consejos básicos para evitar la intoxicación

  • Está prohibido el uso de cualquier artefacto que no sea de tiro balanceado en dormitorios y baños.
  • Nunca dormir con estufas prendidas, salvo las que son de tiro balanceado.
  • Verificar que no estén obstruidos los conductores o rejillas de ventilación.
  • Mantener siempre algún ambiente ventilado. Dejar al menos 10 centímetros abierta una ventana.
  • Revisar una vez por año por un gasista matriculado todo tipo de estufas, catalíticas, pantallas infrarrojas y salidas al exterior de aparatos calefactores.
  • Usar solo artefactos con salida al exterior
  • Evitar el uso de braseros o estufas a querosén. Si no pueden hacerlo, apagarlo antes de dormir.
  • Nunca usar hornallas y/o el horno para calefaccionar. Es preferible abrigarse con más ropa.
  • Al encender el automóvil verificar que el garaje esté ventilado.
  • Cuando se usan grupos electrógenos, deben colocarse al aire libre y no dentro del domicilio.

Síntomas comunes de intoxicación

  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Mareos
  • Debilidad, cansancio y/o pérdida del conocimiento

 

Fuente: Revista Horizonte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button