Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Arturo Frondizi, el presidente argentino que jugó en Almagro y era hincha de Boca

Frondizi jugando para la Cuarta División del Club Almagro
Frondizi jugando para la Cuarta División del Club Almagro

Una de las particularidades de los enfrentamientos entre Boca Juniors y Almagro, además una sorprendente paridad en la cancha (Boca le lleva un solo partido entre los nueve que jugaron oficialmente desde 1927), es que uno de los eslabones éntre los dos clubes es nada menos que el ex presidente argentino Arturo Frondizi, hincha de los xeneizes y ex jugador de los tricolores.

Arturo Frondizi, nacido en Paso de los Libres el 28 de octubre de 1908 y fallecido en Buenos Aires el 18 de abril de 1995, fue electo presidente el 24 de febrero de 1958 y nunca ocultó sus simpatías por Almagro, donde fue marcador central en las divisiones inferiores en la década del Veinte, hasta llegar a la Cuarta. No hay antecedentes de otro presidente argentino que haya jugado como federado en un equipo.

“La exquisitez analítica que lo distinguía en otros rubros, no se trasladaba al fútbol. Frondizi era duro, firme, más fuerte que hábil. Era recio, pero además recurría a la infracción si algún delantero adversario lograba eludirlo”, cuenta el periodista Ariel Scher en su libro “La Patria Deportista”.

SEGUÍ LEYENDO // Con el debut de De Rossi, Boca se mide ante Almagro por Copa Argentina: hora, TV y formaciones

Por lo que se cuenta, su estilo de juego era más parecido al de Rolando Schiavi, por lo recio y hasta por la nariz. Tenía una figura espigada y usaba boina para jugar, algo más o menos corriente en esos tiempos (más tarde, el uruguayo Severino Varela la utilizó en Boca).

Frondizi jugó en Almagro entre 1920 y 1926, justo cuando Almagro se desafilió de la Asociación Argentina de Football para afiliarse a la Asociación Amateur de Football -luego, en 1934, se afiliaría a la unificada Asociación del Football Argentino para quedar en Segunda hasta 1937, cuando ascendió por primera vez- y cuando era el back derecho de la Cuarta división, hasta que se quebró un brazo y por eso estuvo varios partidos alejado de las canchas. Fue cuando la abogacía y la política le comenzaron a ganar terreno al fútbol.

El club era frecuentado por radicales y al poco tiempo, tras el golpe de Estado de José Félix Uriburu a Hipólito Yrigoyen en 1930, el Partido estuvo prohibido y entonces las instalaciones de Almagro (como las de tantos otros clubes) eran sede de reuniones clandestinas. Allí se profundizó la amistad entre Frondizi y Raúl H. Colombo, luego presidente de la AFA, así como la de Aristóbulo Araoz de Lamadrid (tiempo más tarde, ministro de la Corte Suprema de Justicia).

En ese tiempo, las décadas del 20 y 30, Almagro era un reconocido bastión yrigoyenista contra el anti-personalismo de Marcelo Torcuato de Alvear, aristócrata que fue presidente argentino entre 1922 y 1928. Las actividades de los intelectuales se llevaban a cabo en la sede de la calle Medrano 522, visitada, años más tarde, varias veces por el actor estadounidense Robert Duvall, fanático del tango, y hasta por Madonna.

En Almagro, Frondizi también participó de la política interna, al igual que sus hermanos Silvio (abogado y político, asesinado en 1974) y Risieri (filósofo, rector de la UBA) y en 1942 fue el redactor del Estatuto, que se mantiene hasta el presente.

Colombo llegó a ser dos veces presidente de Almagro (1936-38 y 1942-49) y no es de extrañar entonces que durante la presidencia de Frondizi (1958-62) haya sido diputado nacional por Buenos Aires e interventor de la AFA entre 1956 y 1965, y de la Confederación Sudamericana de Fútbol entre 1961 y 1966. Fue durante se segunda presidencia, cuando Almagro obtuvo el ascenso a Primera en 1937.

Frondizi fue presidente argentino desde 1958 hasta 1962
Frondizi fue presidente argentino desde 1958 hasta 1962

Frondizi y Colombo, además de militar políticamente en el radicalismo con sede en Almagro, se habían conocido en el Colegio Nacional Mariano Moreno, donde ambos estudiaban y fue precisamente el ex presidente de la AFA el que estimuló al ex mandatario argentino a frecuentar el club tricolor.

Además de la amistad que llevaban desde hacía años, Colombo quedó bien posicionado luego de que se jugó por Frondizi cuando el Radicalismo se dividió en dos entre éste y Ricardo Balbín (UCR Intransigente y UCR del Pueblo). Y le tocó una época muy complicada en la AFA, mientras Frondizi era el presidente argentino. Coincidió con el Desastre de Suecia, cuando la selección argentina regresó a los Mundiales tras un aislamiento internacional de 24 años, pero no pudo pasar del grupo inicial y cayó por 6-1 ante Checoslovaquia, desatando una gran crisis a su regreso. También coincidió con el paulatino alejamiento del público a los estadios y con el escándalo que generó la muerte de Mario Linker en un partido entre Vélez y River por el torneo de 1958, que es considerada la primera generada por la violencia organizada.

A Mario Linker le explotó una bomba en la cara. Algunos testigos y el periodismo dijeron que la muerte fue por impacto de una bala que le provocó una hendidura de 5 centímetros en el cráneo, pero el jefe de la Policía Federal designado por Frondizi, capitán de navío Ezequiel Niceto Vega, trató de demostrar que la víctima se había tropezado y se golpeó la cabeza contra el canto de un escalón de cemento. El partido se suspendió, aunque el árbitro Luis Ventre lo atribuyó a la lesión en una mano del arquero de Vélez Roque Marrapodi porque desde la tribuna de River arrojaban botellas y otros objetos.

El Tribunal de Penas le dio cinco partidos de suspensión al Monumental, pero en la fecha siguiente, River se rebeló y no salió a jugar ante Huracán en Ferro y en cambio sí salió en el Monumental. Eso trajo la renuncia de todo el Tribunal y asumió uno nuevo que le dio a River por cumplida la pena. En protesta por lo ocurrido en Vélez, en la fecha siguiente se jugó sin policías, sin que se conociera ningún incidente.

A Colombo se lo señaló como un presidente de la AFA que dejó actuar a los clubes grandes, como la instauración de multas económicas por parte del Tribunal de Penas, con lo que todo delito se consumaba pagando. Si bien cuando terminó su mandato en 1965, manifestó su satisfacción “por no haber permitido la política en el fútbol” y su deseo “de volver a la política y al comité”, permanecería cerca de la pelota como presidente de la Confederación Sudamericana entre 1961 y 1966.

SEGUÍ LEYENDO: El plan “anti De Rossi” de Almagro para bloquear al italiano e intentar eliminar a Boca de la Copa Argentina

También a Alberto J. Armando, ex presidente de Boca, le llegaron a ofrecer una banca como diputado extrapartidario del partido Frondizi, aunque se declaraba peronista antes de 1955.

Frondizi sólo manifestaba que era hincha de Boca, pero nunca ventiló su etapa de futbolista y tampoco se supo mucho de su amor por los xeneizes – en buena parte, por la influencia de su amigo Julio Oyhanarte-, aunque esto recién apareció luego de que los militares le dieran el golpe de Estado el 29 de marzo de 1962.

“Él nunca dejó de interesarse por las cuestiones futbolísticas. Lo que sucedió es que con el tiempo hubo temas que fueron más interesantes que otros y el fútbol no era una preocupación central. Además, no son los mismos intereses que uno tiene a los 20 años que los que tiene a los 40 ó 50”, le dijo a la revista “Un Caño” José Giménez Rébora, casado con una sobrina del ex presidente. “Además, estableció un límite entre su ámbito político y su vida privada, por lo que los aspectos como su cariño por Almagro, o su pasado como futbolista, quedaban escondidos”.

Boca, con el debut de De Rossi, y Almagro se enfrentarán desde las 21:10 por Copa Argentina en La Plata
Boca, con el debut de De Rossi, y Almagro se enfrentarán desde las 21:10 por Copa Argentina en La Plata

Se dice que en su fugaz reunión con el “Che” Ernesto Guevara en la Residencia de Olivos, en 1961, uno de los temas fue la actualidad de Rosario Central, entre tantos temas acuciantes. Su ministro de Asistencia Social y Salud Pública durante una parte de su gobierno fue el ex presidente de la AFA (1934-35), médico y docente ,Tiburcio Padilla, y su secretario privado era el doctor Alberto Julio Taddei, hijo de Atilio Taddei, recordado kinesiólogo de Boca y la selección argentina.

Consultado por Julio Lagos sobre lo que para él era un hincha de fútbol, dijo en una entrevista que se trata “de una persona que canaliza sus entusiasmos, sus lealtades y sus pasiones hacia una causa noble en lugar de hacerlo hacia cualquier forma de odio sectario”.

Así como futbolistas de la talla de Osvaldo “Chiche Sosa”, Beto Yaqué, Omar Catalán, Delio Onnis, Humberto Recanatini (gran defensor de la selección argentina del Sudamericano de Perú en 1927), Raimundo Orsi, (le hizo goles a Boca en 1938) o directores técnicos como René Pontoni o Elmer Banki, Frondizi forma parte de los que vistieron la camiseta tricolor y los que tantas veces ingresaron a la sede de la calle Medrano escuchando “Almagro, Almagro de mi vida, tú fuiste el alma de mis sueños. Cuántas noches de luna y de fe, a tu amparo yo supe querer. Almagro, gloria de los guapos, lugar de idilios y poesía, mi cabeza la nieve cubrió”, tango de Iván Diez y Vicente San Lorenzo, compuesto en 1930, y que cantaba Carlos Gardel.

Fuente: https://www.infobae.com/deportes-2/2019/08/13/arturo-frondizi-el-presidente-argentino-que-jugo-en-almagro-y-era-hincha-de-boca/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button