Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Huellas maestras. Sarah Chamberlin de Eccleston

“Sarmiento se distinguía entre otras cosas por una visión adelantada en materia de ciertos derechos femeninos, sus viajes, su estancia en Estados Unidos, en contacto con la renovación que se experimentaba en algunos medios anglosajones, consustanciado con el ideal de elevar la condición de las mujeres privadas de educación(*)”; fueron el preludio de la política pública que implementó como presidente cuando convocó a maestras a trabajar en nuestro país.

A estas docentes se las conoce como “las maestras sarmientinas», quienes enriquecieron e implementaron las ideas y los proyectos educativos del sanjuanino organizando las Escuelas Normales en la extensión del país, diseñando la formación de maestros, el contenido y los métodos de enseñanza. En esta oportunidad compartimos la historia de una de las maestras.

Sarah Chambelin de Eccleston, al igual que la reconocida Elizabeth Peabody en Estados Unidos, fue la precursora de los Jardines de Infantes en Argentina.

Como hacer para tener WhatsApp en tu tablet sin usar una SIM

Publicidad

Nacida en el poblado de Lewisburg, Pennsylvania, graduada en el Instituto Anexo para mujeres de la Universidad de Bucknell en 1858, prestó servicios de asistencia sanitaria durante la Guerra de Secesión, se casó y enviudó cuando sus hijos eran muy pequeños. Estudió en Filadelfia, en la Escuela de Ruth Burrit, en 1880 se trasladó a Winona, Minnesota, donde abriría un Jardín de Infantes en la Escuela Normal de esa ciudad. En 1883 se embarcó junto a su hija Emily, en un grupo de 9 maestras provenientes de esa misma ciudad para Buenos Aires.

Sarah trabajó en la Escuela Normal de Paraná creando el Jardín de infantes, el curso de formación de maestros y fundó la Asociación Pro Kindergarten. Además fue encomendada por el Gobierno Argentino para ser delegada en la conferencia mundial sobre kindergarden realizada en Chicago, Estados Unidos, donde fue designada vicepresidente del Departamento de Instrucción de Kindergarden.

Tradujo varias obras de la lengua inglesa al castellano para poder difundir los principios y orientaciones froebelianos sobre los jardines de infantes y los niños, como el libro “El niño y su naturaleza” de la Baronesa de Marenholtz Bülow, donde se ilustran las principales ideas de Froebel.

Fue designada inspectora de jardines de infantes, cargo que ocupó hasta su jubilación en el año 1903.

Publicidad

Llegó la “Fiesta de la Vendimia” a la Ciudad

Adriana de Miguel en el acto Homenaje a Pedagogas Norteamericanas realizada en diciembre de 2021 en el Cementerio Británico expresaba: “En el caso de Sarah Eccleston yo creo que la cuestión fundamental es la niñez. Si ya era revolucionario una pedagogía para el niño de 10, 12 años que aprendía a leer a escribir en un tercer grado, era absolutamente insólito que niños de 5 o 6 años también fueran sujetos de la educación, es decir, que no fueran solamente sujetos (digámoslo así) de la maternidad, una maternidad ampliada. Niños muy chicos ya tenían un contexto institucional en el cual se los inscribía en torno a una educación de alta calidad en donde se lo respetaba al niño, a su creatividad, se instalaba la idea del juego, la dimensión lúdica, la dimensión afectiva y sentimental como el protocolo básico emocional subjetivo que debía preparar la alfabetización. Entonces me parece que el punto central de Sarah Eccleston es que ella es un emblema del respeto a la singularidad de la niñez y el de pensar la infancia como sujeto de la educación.”

La entrada Huellas maestras. Sarah Chamberlin de Eccleston aparece primero en Parabuenosaires.

Artículos relacionados

Volver al botón superior

Adblock Detectado

En este sitio vivimos de la publicidad de anuncios, por favor para navegarlo quitá tu Bloqueador de Anuncios.