Publicidad
Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Las diez razones que explican los 10 títulos de San Lorenzo en el básquet

Publicidad
San Lorenzo ganó 10 títulos en 5 años
San Lorenzo ganó 10 títulos en 5 años

Por Julián Mozo

San Lorenzo lo hizo de nuevo. Cuando parecía que, por un reciente cambio de entrenador y un nivel de juego tambaleante, alguno de los otros grandes equipos del momento (Quimsa, Instituto y Gimnasia de Comodoro) podía arrebatarle –al menos por unos meses- la corona argentina, el Ciclón volvió a hacerse fuerte a la hora de la verdad y ganó el título que le faltaba, el Súper 20, en Comodoro Rivadavia. Fue el décimo en cinco años, un predominio pocas veces visto en la historia de la Liga Nacional, que ahora lo tiene como escolta y buscando el quinto anillo seguido. Una nueva era que puede explicarse, justamente, con diez razones (sin un orden de importancia).

1-El resurgimiento de una tradición:

Publicidad
San Lorenzo tiene historia dentro del básquet argentino (@caslabasquet)
San Lorenzo tiene historia dentro del básquet argentino (@caslabasquet)

Contrariamente a lo que se cree, San Lorenzo tiene mucha historia en el básquet, claramente el segundo deporte de la institución. Desde la década del 40, cuando Jorge Bergloglio iba al predio del Viejo Gasómetro para ver a su padre Mario despuntar el vicio con la pelota naranja en alguno de los gimnasios ubicados en Inclán y Avenida La Plata. El básquet de CASLA, desde su llegada en 1930, fue animador de los Metropolitanos hasta mediados de la década del 70. Sumó 29 títulos en la era amateur y fue considerado el mejor club argentino, ganándose el apodo de La Catedral del Básquet. Hizo giras por Estados Unidos y Europa, además de lograr un subcampeonato sudamericano. Ese camino le permitió ser uno de los fundadores de la Liga Nacional, en 1984. De hecho, participó del partido inaugural en Obras. Steve Stanford, su extranjero, es uno de los tres protagonistas de la foto más emblemática de la historia, la del salto inicial junto al creador, León Najnudel. Esa participación, lamentablemente, coincidió con el peor momento del club porque ese año, por caso, Carrefour se adueñó del predio de Avenida La Plata y empezó a construir dentro de los terrenos que hoy, por la Ley de Restitución Histórica y un acuerdo económico con la empresa francesa, volvieron a pertenecer a San Lorenzo. El club quedó en ruinas, el básquet descendió con la desaparición de todas las categorías durante seis años (87-93). Luego, de a poco, se fue recuperando y cuando llegaron Marcelo Tinelli y Matías Lammens, el básquet encontró el reposicionamiento que pedía mucha gente dentro del club. Se armó una subcomisión en el 2011, se convocó a gente con experiencia en el básquet nacional y de a poco el club empezó a escalar. Primero salió del Prefederal (cuarta división) en 2013, llegó a playoffs del Federal, en el receso compró una plaza de TNA y la primera campaña en segunda fue tan buena que la pasión se encendió en el club. Otra compra de plaza, a 9 de Julio de Río III, en 2014, le permitió recuperar el sitio en la máxima categoría.

2-La apabullante ambición del proyecto:

San Lorenzo y su ambicioso proyecto en el básquet (@caslabasquet)
San Lorenzo y su ambicioso proyecto en el básquet (@caslabasquet)

El retorno a la elite nacional, tras 19 años, tuvo dos objetivos. El primero fue que el básquet, nuevamente insignia del club, fuera el primer deporte federado en el soñado regreso a Boedo. Por eso construyó en tiempo récord un estadio para 2.000 personas y se empezó a jugar en “tierra santa”, como sus hinchas la llaman. Esa veta romántica fue, en principio, lo más importante de la movida, aunque rápidamente mutó hacia una meta más deportiva. Club futbolero por excelencia, el ganar tenía que estar entre las prioridades. Y ganar lo más rápido posible. Así, desde un primer momento, la idea fue ir por todo. Por eso, desde la primera temporada, se armó un equipazo. Los triunfos llegaron desde el mismísimo debut, sobre todo en la segunda parte de la campaña, cuando el equipo de Julio Lamas se asentó y terminó arrasando, incluida la final ante La Unión de Formosa. Cada año, lejos de conformarse, la idea fue ir por más. Reafirmar a nivel nacional y luego pasar al plano internacional (hoy es el bicampeón de Latinoamérica), incluso explorando tierras desconocidas y hasta utópicas para los clubes argentinos, como fue jugar contra equipos NBA, de la NCAA (la liga universitaria estadounidense) y con los top de Europa (lo hizo, en amistosos, contra el Real Madrid y el Barcelona). Llegar y sostenerse con un plan, primero a corto plazo, y luego yendo más allá. “Llegamos al básquet con la idea de hacer historia y lo logramos”, no dudó en asegurar Tinelli.

3-La billetera más grande de la Liga:

Sin mucha plata, en la Liga Nacional, y menos en el ámbito internacional, no se puede ganar. Esto no es nuevo. Ferro, Atenas, Peñarol, Estudiantes de Olavarría y Boca, otros cinco que impusieron una marcada superioridad en distintas épocas, también gastaron muchos millones. Cada año estuvieron al menos en el top 3 de los presupuestos. Por eso sorprende que los críticos de CASLA crean que esta sea la única razón (o la más poderosa, por lejos, como dicen) del predominio. Aseguran que San Lorenzo compró plazas, que pagó salarios exorbitantes y hasta les sacó jugadores a sus rivales. Todo eso es cierto. Pero algunos de estos argumentos también pueden aplicarse a otros clubes hegemónicos de la historia y pocos lo reconocen. “San Lorenzo rompió la Liga y no ganó siempre en la cancha”, repiten, enojados, casi como un mantra. Al principio, les contestaron desde el club. “San Lorenzo tiene la misma billetera que Boca, Quimsa, Olímpico, Comodoro, Formosa, Peñarol y los equipos de Corrientes”, respondió Julio Lamas cuando dirigía su segunda y última temporada. Quizá la presencia de Tinelli, un personaje que divide las aguas, y que se trate de un club de fútbol haga que se mezclen otras cosas a la hora de exponer cuestionamientos contra el Ciclón. Está claro que San Lorenzo ha gastado más que todos en cada temporada, pero en algunas de estas cinco –desde su regreso- el resto de los equipos top no han estado lejos en el dinero gastado. Y tampoco pudieron ganarle.

Publicidad

4-La presencia de Marcelo Tinelli:

Marcelo Tinelli junto a Facundo Campazzo y Sergio "Oveja" Hernández durante un partido de San Lorenzo en la Liga Nacional (@caslabasquet)
Marcelo Tinelli junto a Facundo Campazzo y Sergio “Oveja” Hernández durante un partido de San Lorenzo en la Liga Nacional (@caslabasquet)

Como está claro lo de la billetera, también no hay dudas que sin la presencia del mediático empresario este era azulgrana era imposible. Desde un primer momento, pensando en el retorno a Boedo, el básquet se transformó en prioridad para el Cabezón. A tal punto que muchos hinchas le recriminaron haberle dedicado más atención y recursos que al fútbol, si tenemos en cuenta la relación entre egresos-importancia de cada deporte. Su aparición le dio otra difusión al básquet del Ciclón. Y, además, un mayor presupuesto. Porque lo gestionó dentro del club y, además, hasta usó sus influencias –incluido Showmatch- para conseguir mejores acuerdos publicitarios. “Cerraba sponsors para el programa y, de paso, para el básquet de San Lorenzo, ofreciendo la pantalla del show más visto de la TV argentina”, aseguran desde el club. Esto le permitió armar grandes planteles y cuerpos técnicos que, en general, te acercan mucho a ganar. Además, un dato no menor: hizo una histórica alianza con la poderosa NBA (no existía sin la presencia de Marcelo) y gestionó amistosos y participaciones internacionales para llevar a su club a una difusión mundial que nunca un equipo de básquet argentino había tenido. Un lunar que incluye a Marcelo, como cabeza de todo: un manejo poco claro con extranjeros. Deudas con varios jugadores y una suspensión en FIBA que se dio en noviembre y se repitió ahora, durante los últimos días.

5-La contratación de estrellas que entendieron que lo principal era ganar:

No hay dudas que, sin figuras, es imposible dominar como lo viene haciendo San Lorenzo. Pero el plus estuvo en que se contrataron nombres pesados que, a la vez, supieron estar por debajo del equipo. En 2015 se arrancó con Walter Herrmann, aquel campeón olímpico que mantenía un físico envidiable y una calidad intacta. El salvaje alero fue la principal pero no la única figura del equipo de Julio Lamas -otra estrella, en este caso de la dirección técnica-. También llegaron dos que serían los grandísimos responsables de esta era, Nicolás Aguirre y Marcos Mata, capitanes y piedras angulares desde aquella primera temporada. Penka venía de ser campeón con Quimsa y, en base a una avasallante personalidad y tremendo oficio para conducir, fue el líder de cada gran equipo conformado por la dirigencia. Y el alero, que ya había demostrado su apabullante importancia en el tricampeón Peñarol, se convirtió en la pieza esencial, un obrero de lujo que hizo todo lo necesario para ganar. Un alero que ya está en la elite de la historia de la Liga luego de sumar 23 títulos hasta la actualidad (11 con Peñarol y dos con el seleccionado nacional), el tercer argentino más ganador. Siempre en silencio. Herrmann se fue, no sin ruido, tras la segunda temporada y arribó Gabriel Deck, hoy figura del seleccionado y ya más que un soldado valioso en el Real Madrid. En ese momento era una interesante realidad en Quimsa, pero no más. Otro gran acierto del Ciclón, donde se convirtió en la estrella de la Liga. Tortuga la dominó por dos años y se fue tras el tricampeonato liguero. Lo mismo pasó con Dar Tucker, extranjero que venía de ser el mejor de la Liga Nacional con Estudiantes de Concordia y en San Lorenzo se adaptó perfectamente. Tuvo menos tiros y anotó menos puntos que en el modesto Estudiantes, pero resultó igual de determinante en cada gran conquista, siendo la figura oel MVP en casi todos los últimos títulos del Ciclón desde su arribo, en 2017. No tuvo dramas en esperar –y aprovechar- sus momentos en un conjunto plagado de anotadores. Sin dudas hablamos de uno de los mejores extranjeros de la historia de nuestra Liga Nacional.

6-El mantenimiento de la base, las apuestas quirúrgicas para potenciar equipos y el acierto de conformar planteles largos:

Mantener a Aguirre y Mata, una de las claves en San Lorenzo (@caslabasquet)
Mantener a Aguirre y Mata, una de las claves en San Lorenzo (@caslabasquet)

Aguirre y Mata, los dos capitanes, estuvieron desde el comienzo y son la base de este apabullante éxito del Ciclón. El club, lejos de empezar de nuevo en cada año, como hacen varios equipos de la LNB, apostó a mantener a los pilares, a riesgo de que se aburguesaran (eso no pasó, claramente). Eso sí, para evitar esto justamente y potenciar lo colectivo, nunca dejó de fichar jugadores talentosos que habían explotado o estaban por hacerlo. Siempre con el objetivo de tener dos jugadores importantes por puesto, sin miedo a que aparecieran problemas de ego o de protagonismo. Las apuestas, en gran medida, salieron bien. Como las de José Vildoza y Máximo Fjellerup, dos talentosos que ya brillaban en sus equipos pero aceptaron roles menores en San Lorenzo y ayudaron a ganar. También fueron plenos los arribos de veteranos muy rendidores como Bryan, Meyinsse, Batista y Joel Anthony, tres pivotes que resultaron bastiones en la pintura. Donald Sims y Selem Safar, dos tiradores y anotadores, se adaptaron a la perfección en distintos momentos. Reforzando el concepto que superpoblar el plantel, algo que podría parecer peligroso, nunca le jugó en contra. Hubo discusiones y diferencias, pero los trapitos se lavaron en casa y nunca interfirieron con cada logro, desde lo colectivo.

7-Cuerpos técnicos de enorme jerarquía y mucha experiencia:

Julio Lamas, un entrenador de jerarquía que dejó una huella en San Lorenzo (NA)
Julio Lamas, un entrenador de jerarquía que dejó una huella en San Lorenzo (NA)

La dirigencia entendió que para ganar –y rápido- no podía improvisar, debía apostar a los de mayor jerarquía, oficio y experiencia. Para comenzar el proyecto, eligió muy bien: Lamas es un DT consagrado, inteligente, con chapa y, además, sentido de pertenencia. Hincha del Ciclón, Julio comprendió el lado romántico del regreso a Boedo y fue armando, de a poco, al primer y segundo campeón de todo. Eligió muy bien a los primeros fichajes (clave lo de Penka y Mata), gestionó egos y retocó el equipo hasta encontrarlo. Sus espaldas bancaron malos momentos y el sentido común y experiencia en gestión le permitieron ayudar mucho –con la asistencia inestimable de Carlos Duro- en el armado silencioso de la logística que necesitaba un equipo de punta, algo que no se logra de la noche a la mañana. “Instalamos a San Lorenzo entre los grandes equipos de la historia de la Liga”, dijo antes de irse. Y así fue, en todo sentido. Entonces, cuando hubo que elegir a su sucesor, Tinelli y compañía ficharon a alguien parecido: Gonzalo García, una mente brillante, un laburante con mucha lucidez y experiencia que siempre apostó por un juego moderno, por afianzar una gran defensa y, sobre todo, por armar equipos largos, con dos grandes jugadores por puesto. Una decisión que responde al juego actual pero que no siempre es fácil de desarrollar por los egos de los jugadores. Asistente del seleccionado, el bonaerense siguió el camino de los éxitos. No le fue fácil, pero obtuvo dos Ligas más para ser el primer tetracampeón de la historia y las dos Liga de las Américas que tanto el club ansiaba. Fueron seis títulos en total, ratificando la hegemonía del Ciclón. Para la actual campaña, el Ciclón hizo ruido contratando al DT que lo había tenido contra las cuerdas, el de Instituto, último finalista. Pero la experiencia terminó abruptamente a fin de año. Pese a que la campaña no era mala, la irregularidad en el juego y la certeza de que Néstor García les daría el sí hicieron que se despidiera a Facundo Müller, primer DT echado por San Lorenzo. Asumí el famoso Che y ya tiene su primer título bajo el brazo.

8-Una estructura profesional y una gestión que se fue perfeccionando:

San Lorenzo comenzó de la nada. Pasó divisiones muy rápido y, cuando llegó a la elite, lo deportivo lo pudo sobrellevar con los fichajes de figuras y obreros importantes, pero es verdad que lo de afuera no se hace de un día para el otro… Ahí fue clave Marcelo Tinelli, comprometiéndose muy fuerte con el básquet, construyendo un estadio en pocos meses, buscando formar grandes equipos y entendiendo que lo mejor era rodearse de personas con experiencia y capacidad. También resultó decisivo, en los primeros meses, el técnico Lamas, quien estuvo en el Real Madrid, en el Baskonia, la NBA (dirigió Liga de Verano) y en muchos torneos internacionales con la Selección. Julio aconsejó, Marcelo se abrió y la estructura fue de menos a más hasta ser hoy de nivel internacional. Funciona bien en cada área y los jugadores están muy cómodos, teniendo todo lo que se necesita. No hay casi nadie hoy en la LNB que no quiera jugar en el Ciclón. “Nunca es fácil comenzar de la nada. Estar desde la construcción de un proyecto lleva una adaptación. El primer año fue complicado, el segundo fuimos mejorando y ya en el tercero estuvieron dadas todas las condiciones para sólo pensar en jugar”, opina Penka, el base que llegó para ser líder adentro y fuera de la cancha. No todo es color de rosa, eso sí. En noviembre sorprendió la inhabilitación de FIBA –organismo que rige el básquet a nivel mundial- para contratar extranjeros por no haber cumplido con una resolución del Tribunal Arbitral de Básquetbol (BAT), cuerpo independiente administrado por una prestigiosa firma alemana de abogados. En CASLA prefirieron el silencio pero los agentes de varios extranjeros alzaron la voz, diciendo que les debían dinero. Incluso el puertorriqueño Ramón Clemente hizo una movida para cobrar lo que había quedado adeudado, según él: aceptó el contrato nuevo del Ciclón, llegó al país y cuando le dieron dinero adelantado, lo tomó y se fue. Calfani, Sims y Anthony también se habrían ido con deuda. Por eso San Lorenzo volvió a estar suspendido para contratar en los últimos días. Una mancha –internacional- dentro de una gestión que venía siendo muy buena.

9-La mística que generó el regreso a Boedo y el apoyo de la gente:

El regreso a Boedo, un factor importante (@caslabasquet)
El regreso a Boedo, un factor importante (@caslabasquet)

No es fácil querer volver a ser, intentar ir por todo rápidamente y, menos aún, mantenerse en la cima. Dicen los que saben que tienen que funcionar las tres las patas: jugadores/técnicos, dirigentes e hinchas. Y en este último protagonista hay que detenerse: la fiel hinchada cuerva, que abrazó rápidamente el proyecto de Tinelli y compañía. El retornar a Boedo era todo, una conquista con épica, y que el básquet pusiera el primer pie permitió el amor a primera vista. Luego, claro, saber que el club tenía tradición en el básquet y, por último, notar que el equipo formado estaba para grandes cosas, como pide la historia del club. El comienzo en las tribunas fue furioso, reventando Caballito –CASLA alquilaba el Héctor Etchart de Ferro- y luego el coqueto Roberto Pando, cuando estuvo listo. Y si bien ahora la pasión –y el acompañamiento- bajó bastante, parece normal luego de que el hincha se acostumbrara a ganar y perdiera ese empujón que era el regreso a Boedo. No obstante, el deseo de seguir conquistando otros títulos y tierras permanece, sobre todo cuando hoy es el deporte más exitoso del club.

10-Un contexto favorable para un pulpo llamado San Lorenzo:

Si bien en cada temporada San Lorenzo encontró rivales duros, con grandes presupuestos y estrellas para pelearle los títulos, nunca terminó de surgir otro tan poderoso, que lograra semejante química de juego y se animara a destronarlo. No es sencillo, claro, cuando el campeón mantiene una base de figuras de semejante calidad -que se conoce mucho-, que no escatima recursos para sumar otras piezas valiosas, incluso a veces con la estrategia de sacarle lo mejor que tienen los enemigos, como hizo –descaradamente- CASLA con Instituto luego de ganarle la final del año pasado. Justamente la Gloria el año pasado y ahora también. Quimsa, hoy en día, erigiéndose en el equipo que tal vez mejor juega. Pero no hay mucho más. San Lorenzo puede sufrir en algún mes, en algún momento de la temporada pero da la sensación que, cuando comience la hora de la verdad, será el que festejará. Como pasó en Comodoro en el Súper 20. El único torneo que le faltaba en el país…

LEÉ MÁS EN INFOBAE DEPORTES

Fuente: https://www.infobae.com/deportes-2/2020/01/31/las-diez-razones-que-explican-los-10-titulos-de-san-lorenzo-en-el-basquet/

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button