Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Los bancos prestan plata por el 100% y la toman por el 40%

“Las tasas están bajando. Sacá hoy tu crédito personal con un costo preferencial”. Promociones de este tipo están llegando al correo electrónico de los clientes de los bancos, luego de que el Banco Central (BCRA) volviera a bajar su tasas de referencia por segunda vez en menos de dos semanas.

La tasa de política monetaria terminó 2023 en el 100% nominal anual y se mantuvo hasta mediados de marzo cuando bajó al 80% y se volvió a ajustar a mediados de abril. Hoy está en 40% y en un mes se redujo a la mitad. Con un menor endeudamiento del Gobierno y menores rendimiento de los instrumentos del BCRA, los bancos necesitan salir a prestar y mejoran las condiciones ofreciendo préstamos personales, prendarios y las nuevas líneas de créditos hipotecarios.

La pregunta es ¿le conviene a las familias endeudarse en estas condiciones? “Hay un tema en Argentina, cuando históricamente las tasas eran negativas frente a la inflación: la gente saca un préstamo porque conviene y no porque lo necesita. En el mundo, en una economía normal, nadie hace esto, sólo se endeuda si lo necesita”, advierte el economista José Simonella, presidente de la Federación Argentina de Consejos Profesionales en Ciencias Económicas (FACPCE). “Si hoy necesitás el dinero, sí puede ser un buen momento”, agrega.

Cuánto cuestan los préstamos personales

Esta semana, luego de la última movida de la autoridad monetaria, las entidades privadas están ofreciendo créditos personales a sus clientes al 59% nominal anual. Los bancos públicos tienen valores similares y, en algunos casos puntuales, se achican al 40 por ciento.

Publicidad

“La tasa de préstamos personales se acomodó rápidamente a la baja de la tasa de referencia del Banco Central, que fue muy grande, muy profunda y veloz. Hoy, son convenientes y es probable que pueda seguir bajando en los próximos meses”, puntualiza Simonella, con amplia experiencia en el sistema bancario.

Según el Banco Central, el promedio de la tasa de préstamos personales en pesos está cerca del 70%, 30 puntos menos que un mes atrás y el menor valor en el último año.

Son valores aún altos pero inferiores a las expectativas de inflación de los próximos 12 meses (88% según el último Relevamiento de Expectativas de Mercado que publica el BCRA) y algo por encima de las proyecciones para los próximos 24 meses (41,2 por ciento).

Publicidad

Qué elementos tener en cuenta antes de sacar un crédito

Si bien la tasa nominal es menor a la inflación esperada ese no es el número final que hay que mirar. “Lo primero que hay que ver en un crédito es cuánto es el Costo Financiero Total (CFT). Por ejemplo, un crédito del 59% de TNA tiene un CFT que llega casi al 100% y eso es lo que hay que mirar porque es lo que se paga. En este momento, es conveniente ver distintos bancos. Con tanta competencia, tienen que salir a prestar dinero que el Gobierno ya no demanda y eso mejora los costos”, analiza Gabriela Gentilini, docente de Administración Financiera de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNC.

La especialista coincide en mirar el destino: “Los préstamos de este tipo deben estar destinados a un fin que no sea el consumo diario”. Y recomienda “analizar si conviene sacar un préstamo para cancelar obligaciones que se tengan a un costo mucho más alto”. “Además, hay que considerar que todos la cuota a pagar junto con todos los compromisos no insuma más del 30% del ingreso. Para esto es fundamental armar un presupuesto y analizarlo”, agrega.

Qué tasa de interés se considera “razonable”

Con las tasas vigentes en los últimos meses, el CFT de un préstamo personal quedó “por las nubes”. Superaban, largamente el 200% anual para las entidades bancarias y varias veces más para las no financieras.

Hoy esos costos bajaron pero siguen elevados. En las tarjetas de crédito, por ejemplo, la TNA está superando el 100% de TNA, con CFT arriba del 230%. Comparando esos niveles, una tasa del 60 o 70% no parece tan elevada.

“Lo que una persona tiene que mirar antes de sacar un préstamo es, primero, la afectación de sus ingresos y, segundo, que la tasa de interés sea lo más cercana a la inflación. Si es menos mejor”, dice Simonella. “Pagar un 200 o 300% de CFT está en línea con la inflación pasada pero queda totalmente descontextualizada para el futuro”, abunda.

Diego Dequino, ex director del Banco Nación, opina que “una tasa del 70% nominal puede servir para salir del paso por un monto relativamente chico y a no más de dos años. Suponiendo un crédito personal para comprar un electrodoméstico o una pareja que quiera mudarse, por ejemplo”.

“Una tasa mayor no porque, si contamos el CFT, los intereses son un montón. Si es menor, en 40 o 45% de TNA se podría pensar en un plazo un poco más largo de 2 o 3 años”, puntualiza.

¿Qué pasa si las tasas siguen bajando y sacamos un préstamo a una tasa fija que queda alta? “Si nos endeudamos al 70%, por ejemplo, y, en algún momento, la tasa baja mucho se puede cancelar y sacar otro, siempre teniendo en cuenta los gastos de cancelación anticipada”, dice Dequino.

¿Préstamos a tasa fija en pesos o en UVA?

Otra alternativa para quienes quieren endeudarse a mediano o largo plazo es elegir entre un préstamo a tasa fija en pesos o un crédito UVA (Unidad de Valor Adquisitivo, que se ajusta por inflación).

Esta alternativa la tienen varios bancos en los préstamos para comprar vehículos (prendarios o personales), con plazos de 3 a 6 años. También están en UVA las nuevas líneas de créditos hipotecarios hasta 15, 20 o 30 años, según la entidad.

“Para un vehículo, me iría al UVA con una tasa de hasta el 8,5% y no más del 50% del valor del capital si la persona es asalariada. Si es independiente y tuviera dólares guardados, podría tomar un poco más”, considera Dequino.

Suman turnos en una especialidad médica con prioridad para vecinas

El experto resume estos “tips” para tomar un préstamo prendario o hipotecario en UVA:

  • Plazos de 5 a 15 años: tasa máxima de 8,5%.
  • Plazos de 15 años o más: tasa máxima del 5%
  • Sistema amortización francés (cuota fija en UVA) solo para créditos menores a 10 años.
  • Créditos a más de 10 años: exigir al banco sistema alemán (amortización fija y proporcional, cuota decreciente en UVA).
  • Con inflación inferior al 30% anual, los UVA sólo para asalariados que financien menos del 50% del valor del capital a adquirir (vivienda o vehículo). Si la inflación es superior al 30%, sugiera tomar menos del 50% operación.
  • No asalariados o personas que tienen ahorros y quieren una segunda vivienda es buena oportunidad para apalancarse contra dólares guardados de respaldo.

Para Simonella, “si uno cree que la inflación va a ir cediendo, los créditos UVA son más convenientes” para préstamos de mediano plazo como los prendarios para comprar vehículos. También considera que “los UVA hipotecarios son una oportunidad para que la gente tenga su vivienda a pagar en 20 años, complementando con un ahorro en dólares y una cuota que incida similar a un alquiler”.

“El Gobierno está dando señales de que va a contener la inflación. En ese contexto iría con un crédito UVA pero monitoreando en un año cómo va la tasa y con opción de precancelación para cambiar a otro a tasa fija en el futuro, si fuera conveniente”, concluye Gentilini.

La entrada Los bancos prestan plata por el 100% y la toman por el 40% aparece primero en Parabuenosaires.

Artículos relacionados

Volver al botón superior

Adblock Detectado

En este sitio vivimos de la publicidad de anuncios, por favor para navegarlo quitá tu Bloqueador de Anuncios.