Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Mariú Fernández: "Los besos con Darín fueron apasionados"

“Ay, ¿es necesario decir mi edad en la nota? Es que puedo quedarme afuera de muchos castings. Prefiero que la gente se imagine lo que quiera y que la fecha de nacimiento no me limite”.

“Ay, ¿es necesario decir mi edad en la nota? Es que puedo quedarme afuera de muchos castings. Prefiero que la gente se imagine lo que quiera y que la fecha de nacimiento no me limite”.

Todavía su cara no es tan conocida, pero basta mirarla para corroborar que tiene todos los condimentos para convertirse en la próxima diva argentina: dueña de un cuerpazo curvilíneo, una sonrisa arrabalera y cierto misterio a su alrededor, así es María Eugenia Fernández, más conocida como Mariú. “Ay, ¿es necesario decir mi edad en la nota? Es que puedo quedarme afuera de muchos castings. Prefiero que la gente se imagine lo que quiera y que la fecha de nacimiento no me limite”, explica la elegida del director de cine Juan Vera para interpretar a la joven novia de Ricardo Darín en la película El amor menos pensado que la está rompiendo en taquillas.

“De hecho, el rango de edad para ese papel era entre 25 y 30. Y como yo ya pasé los 30, decidí no decirlo (se ríe), ¡mirá si me dejaban afuera! –nos revela entre risas en su debut con Para Ti–. Recién se lo confesé a Ricardo en un ensayo cuando me preguntó si tenía 29 como su hijo, el Chino. No podía creer que yo fuera más grande. Bueno, ¡yo tampoco podía creer que él tuviera 61 años! ¡Es el hombre de esa edad más churro que vi en mi vida!“.

“Me encantaría incursionar en la tele. Es un oficio que te permite ganar mucha rapidez a la hora de actuar”

“Me encantaría incursionar en la tele. Es un oficio que te permite ganar mucha rapidez a la hora de actuar”

Finalmente a Mariú le llegó la oportunidad de demostrar en la pantalla grande todo su talento y el trabajo que viene haciendo hace muchos años. Desde que debutó en 2001 en Candombe Nacional junto a Enrique Pinti, nunca más paró: brilló en escenarios de comedias musicales como Los Productores, Sweet Charity, Tango Feroz, Y un día Nico se fue, Rent y American Idiot, entre otros.

Pero la consagración artística llegó de la mano de Amy, el tributo, donde homenajeó a la cantante de Rehab en decenas de teatros como BeBop, Boris Club o La Trastienda.

“Aunque no lo crean, yo descubrí a Amy después de su fallecimiento; de hecho, cuando la escuchaba pensaba que era una negra con tremendo vozarrón (risas). Y lo más loco es que, después de haber trabajado más de 10 años, la gente me ubica por cantar los temas de Amy Winehouse. La amo, voy a interpretar sus temas de por vida. Jamás voy a renegar de algo que me dio la posibilidad de llegar al público y vivir de lo que me gusta”, resume agradecida.

Una imagen tomada por Fuentes Fernández Fotografía: en la piel de Amy Winehouse.

Una imagen tomada por Fuentes Fernández Fotografía: en la piel de Amy Winehouse.

Además de brillar en la peli del momento con tremendo elenco (sólo por nombrar algunos: Darín, Mercedes Morán, Claudia Fontán, Jean Pierre Noher, Norman Briski y Andrea Pietra), sigue con sus shows de covers unipersonales en el Faena Hotel y en Bebop Club. “Por suerte ahora puedo darme el lujo de elegir bien cada proyecto, pero siempre tuve una filosofía de trabajo muy fuerte. Y, como tenía que pagar el alquiler, quizás agarraba papeles que no me encantaban. Arranqué como bailarina, después me descubrí como cantante y finalmente como actriz. Ojo, no me arrepiento de nada, pero en este momento soy más selectiva porque además tengo que dejarle tiempo a mi familia”, explica Mariú, haciendo referencia a su marido, el despachante de aduana Maxi García, y su hija, Emma (2).

-¿Sentís que con este personaje hay un antes y un después en tu carrera?

-¡Ojalá que sí! Por ahora lo que más me afectó fue recibir las repercusiones de la gente. Hay muchas personas que quizás no conozco y me escriben por Instagram, es muy loco (se ríe contenta). Y mis amigos me mandan todo el tiempo capturas de pantalla de la peli o afiches que ven en la calle.

¿Ya mejoraron las propuestas laborales?

-(Piensa) De alguna manera, sí. La semana pasada me invitaron a cantar a Showmatch. No sé bien si es por la película, pero estoy viviendo un momento especial y todo tiene que ver. Es que, al menos desde mi fantasía, no tiene las mismas oportunidades un actor que ya hizo cine que otro que no.

Junto al actor Federico Salles Gribodo (el mismo de Animal) en Tango Feroz.

Junto al actor Federico Salles Gribodo (el mismo de Animal) en Tango Feroz.

-¿Te gustaría incursionar en la tele?

-Sí, obvio, me encantaría. Es un oficio que te permite ganar mucha rapidez a la hora de actuar. Hay que aprender las escenas casi en el momento. Igualmente, yo no soy de ver mucha tele, ahora estoy adicta a todas las series de Netflix: vi desde Las chicas del cable hasta Ozark.

-¿Cómo fue actuar con Darín?

-¡Un placer! Es muy fuerte actuar con alguien que mirás en la tele y lo tenés “allá arriba”. Tuve que esforzarme para poder verlo como un compañero de escena.

El reconocimiento llegó con Amy, el tributo, donde homenajeó a la cantante de Rehab en decenas de teatros como BeBop, Boris Club o La Trastienda.

El reconocimiento llegó con Amy, el tributo, donde homenajeó a la cantante de Rehab en decenas de teatros como BeBop, Boris Club o La Trastienda.

-¿Y cómo hiciste para no idealizarlo?

-Creo que hizo todo el trabajo él, ¡es tan genio! Cuando llegué al primer ensayo me pidió que me subiera a caballito porque estaba mal de una rodilla y, como no estaba haciendo ejercicio, quería probar si en la peli iba a poder cargarme (risas). Nos morimos de risa desde el primer día.

-Contanos cómo fue el beso con Ricardo…

-Fue uno de esos besos apasionados de escena de película. Pero yo no acostumbro a meter la lengua, ¡es ficción! (se ríe divertida).

Selfie en plenorodaje con el director deEl amor menos pensado,Juan vera, y Ricardo Darín.

Selfie en plenorodaje con el director deEl amor menos pensado,Juan vera, y Ricardo Darín.

-En el último tiempo él fue acusado por actrices como Valeria Bertuccelli y Érica Rivas de ser maltratador, ¿cómo fue tu experiencia?

-La realidad es que no sé qué problemas habrá tenido él con otras actrices, yo puedo hablar desde mi experiencia: Ricardo fue genial. Yo me encontré con un compañero generoso, solidario y que me permitió disfrutar de mi primera incursión en cine. Cero agresiones. Es más, si pudiera lo repetiría. ¡La pasé bárbaro!

Maquilló: Carol Schmoisman. Agradecemos a: Fuentes Fernández Fotografía, a pie by Grimoldi, Uma, Cachetona Accesorios y Aldo para Grimaldi.

Texto: Agustina D’ Andraia (adandraia@atlantida.com.ar) Producción:Pilar Resta. Fotos: Alejandro Carra

SEGUÍ LEYENDO:
Agustín Casanova: “Ángela Torres me encanta, nunca cerré la puerta”

Volver con el ex: ¿Y si nos elegimos otra vez?

Fuente: https://www.infobae.com/parati/news/2018/09/24/mariu-fernandez-los-besos-con-darin-fueron-apasionados/

Tags

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker