Reflexión de María Raquel Herrero sobre Javier Milei

Escuchar al Presidente de la Nación me produce, por un lado, vergüenza. Si, vergüenza que un Presidente que llegó con el apoyo de la mayoría, hoy siga sin entender que ahora es el Presidente de todos los argentinos, también de los que no lo votaron. Pero por el otro lado,  deseo fervientemente que le vaya bien porque hoy, después de 40 años de Democracia y habiendo vivido los momentos más oscuros y tristes de nuestro País, veo una Argentina destruida, donde se perdieron Valores que consideré siempre innegociables como la Educación, los Derechos Humanos de todos los que habitan suelo Argentino, el Respeto, la Cultura del Trabajo, la Meritocracia, la NO Violencia, el Valor a la Vida, la búsqueda del dialogo que tenga como único objetivo lograr el Bien Común por encima de los “egos” personales.  En definitiva veo que en 40 años estamos peor como País y como Sociedad que antes de la llegada de esa Democracia tan ansiada y lograda por el Dr. Raúl Alfonsín.

Escucho a un Presidente que se jacta de ser experto en Economía y si bien no voy a cuestionarlo, me pregunto: ¿Es necesario que a otros economistas los trate como *“4 de copa”* faltándoles el respeto, llamándolos fracasados, resentidos y poniéndose por encima como un ser superior a todos? ¿Es necesario que trate de “ratas” a integrantes del Congreso?. Creo que no. Cabe aclarar que conozco a muchos Diputados y Diputadas de distintos espacios políticos que son personas de bien, *ni ratas, ni casta*, sino hombres y mujeres que entienden la política como la herramienta más importante para mejorar la calidad de vida de la gente.

Buenos aires vuelve a atraer a turistas uruguayos

Un País Democrático y Republicano con División de Poderes como el nuestro, no puede seguir mostrándose al Mundo menospreciando a sus representantes elegidos democráticamente. Me da vergüenza un Presidente que no respete el derecho a pensar distinto a él, que siendo libertario no acepte la libertad de prensa y de expresión.

Escucho al Presidente y me da vergüenza, de la misma manera que me daba vergüenza Cristina Fernández de Kirchner cuando se dirigía al Pueblo en forma violenta mientras estaban destruyendo generaciones hundiéndonos cada vez más en la pobreza.

“El que las hace las paga” dice el Presidente, ¿quién podría no estar de acuerdo? Pero es necesario su grado de violencia cuando dice: “le corto una mano” con que artículo de la ley penal? ¿O estamos en la selva?

Espero verlo gobernar, verlo aprender a controlar sus emociones y hacer honor a su investidura dando el ejemplo de la NO violencia política e institucional a este Presidente que insisto, me da vergüenza y aun así ruego a Dios que lo ayude a sacar a mi País adelante.

 

Lic. María Raquel Herrero

La entrada Reflexión de María Raquel Herrero sobre Javier Milei aparece primero en Parabuenosaires.