Noticias

Las historias de vida detrás de las plaquitas del Parque Rivadavia

Desde hace un par de años, los vecinos de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tienen la oportunidad de colocar una placa conmemorativa en los bancos de diferentes parques. La iniciativa arrancó en El Rosedal y luego en el Parque Avellaneda el año pasado. Este año se extendió al Parque Rivadavia de Caballito donde se habilitaron 69 bancos para rendir homenajes y el Parque de los Patricios, donde habrá 41, a partir del jueves 8 del mismo mes.

Entre esas historias hay algunas más conocidas que otras, como el caso de la placa que recuerda a Lola Luna Chomnalez, la chica de 15 años asesinada el 28 de diciembre de 2014 en Barra de Valizas, Uruguay. Su caso, de público conocimiento, sigue impune y su familia aún espera que se haga justicia. Su hermana Flor Chomnalez la recuerda en representación de su familia y amigos con esta frase: “Tu sonrisa es nuestra guía. Tu luz no nos abandona. Hasta subir al cielo y abrazarte”.

En el Parque Rivadavia se colocó una placa recordando a Sebastián Grinberg, hijo de Mario, amigo de este sitio y también vecino de Caballito. Sebi nos abandonó con apenas 11 años, producto de una neurofibromatosis, una enfermedad congénita. Su papá Mario, su mamá Marta y su hermanita Sofi lo homenajearán así: “Trepador del Ombú del Parque, te pensamos en cada mariposa, en cada luna llena. Sofi, Mamá, Papá. loquenotienenombre.com”

Foto: Mario Grinberg

“Fueron once años en los que fue feliz trepando al Ombú del Parque Rivadavia, yendo al colegio en la Avenida Rivadavia y Quintino, tomando helado en Franklin y Virasoro y comiendo en La Esquina de Rojas. El porqué algunas vidas son más cortas que otras es un asunto que se nos escapa. La Neurofibromatosis interrumpió de una manera abrupta e inesperada una vida llena de ilusiones, propias y compartidas. Pero preferimos no quedarnos en el relato de la enfermedad y el dolor, y decir que Sebi fue un chico alegre, de risa contagiosa, amigo de sus amigos y constructor de un mundo propio y único”, expresó su familia.

Sebi era amante de las estrellas y planetas, de la chocolatada fría, de los libros con personajes y los juegos de mesa. Fue un visitante frecuente del Museo de Ciencias Naturales y de la Asociación de Amigos de la Astronomía, en el Parque Centenario; creía en la naturaleza y en la ciencia, en los microscopios y en el Big Bang. Pero también jugaba al Loto en la agencia de Díaz Vélez e Hidalgo, y volvía soñando despierto con los viajes que iba a hacer cuando ganara. “Fundamentalista de las aceitunas sin carozo, alumno de la seño de inglés de Otamendi y Bogotá, resiliente de mil batallas, él y su magia intacta viven en el alma de todos los que lo amamos”, afirmó su familia.

Martín Mutuverría es el protagonista de otra historia especial: trabajó en el mismo lugar donde será homenajeado, el Parque Rivadavia. “Mi papá cuidaba del parque durante sus horas de trabajo y fuera de ellas, ya que vivíamos a sólo dos cuadras del mismo. Su deseo fue que al morir sus cenizas fueran arrojadas en el parque, y su deseo fue cumplido. Por eso solicito se lo recuerde”, dijo su hija, María Isabel, una de las ganadoras, cuando solicitó su homenaje. Su placa dirá: “Jardinero del Parque Rivadavia de 1937 a 1967. Dedicado y comprometido con su trabajo, su recuerdo estará presente en este ‘SU LUGAR‘”.

Un proyecto con la participación de más de 500 porteños
“Las plazas son el corazón de nuestros barrios, el espacio en el que todos compartimos con nuestros afectos momentos trascendentales de nuestra vida”, afirmó Facundo Carrillo, secretario de Atención y Gestión Ciudadana, al mismo tiempo que expresó: “Es por eso que esta iniciativa ha tenido una gran repercusión y pone de manifiesto la importancia que tiene el cuidado del patrimonio urbano, porque es allí donde generaciones de porteños hemos crecido y dónde pretendemos que nuestros hijos también puedan crecer y disfrutar”.

El homenaje consiste en una placa sencilla colocada en un banco de plaza, grabada con una frase conmemorativa. Como en la edición anterior, la Ciudad proveerá el banco y la placa conmemorativa mientras que el vecino aportará los insumos necesarios para las tareas mantenimiento, refacción y limpieza de su banco apadrinado.

“Dada la cantidad de vecinos que se inscribieron en estas dos primeras ediciones, ya estamos evaluando cuáles van a ser las próximas plazas en las que extenderemos este proyecto de placas conmemorativas”, anticipó Federico Di Benedetto, subsecretario de Comunicación de Participación Ciudadana.

Cómo empezó todo
La iniciativa de colocar placas conmemorativas en los bancos de plazas surgió a partir de un pedido muy especial de una vecina. Giselle Mazzeo buscó homenajear la historia de amor que tuvo con su pareja, quien en enero de 2017 falleció de un infarto fulminante mientras corría en una plaza del barrio Agronomía.

Al estilo de los parques londinenses y como ocurre en Notting Hill, la película favorita de Giselle y Martín, el homenaje consiste en una placa sencilla colocada en un banco de plaza, grabada con una frase conmemorativa. Giselle recurrió a las redes sociales de Horacio Rodríguez Larreta para contar su historia, y ahora gracias a su ejemplo, por segundo año consecutivo, otros vecinos tienen la oportunidad de colocar una placa en los bancos de dos grandes parques de la Ciudad.

La iniciativa de Participación Ciudadana en conjunto con la Subsecretaría de Gestión Comunal, dependiente de la Secretaría de Atención y Gestión Ciudadana porteña, serán quienes lleven adelante esta emotiva tarea, con el objetivo de recordar a quienes dejaron una marca en los corazones de los vecinos.

Similar a otros programas en el mundo como “Adopta un Banco”, del Central Park de Nueva York (Adopt-a-bench); los “Asientos de Presentación” de Edimburgo (Presentation Seats); “Árbol y bancos conmemorativos” de Toronto (Commemorative trees and benches); “Dedica un banco en el parque Centennial”, de Sydney (Dedicate a bench in Centennial Parklands) y “Bancos conmemorativos” de Londres (Memorial Bench), esta iniciativa permite que exista una colaboración entre el Gobierno de la Ciudad y aquellos ciudadanos que, cada vez más, manifiestan su intención de participar en el mantenimiento del patrimonio de la Ciudad, fortaleciendo su compromiso con lo público.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¡AdBlock Detectado!

Este sitio vive gracias a la publicidad, por favor deshabilitá el AdBlocker