Publicidad
Ciudad Autónoma de Buenos Aires

EL 27 DE JUNIO DE 1812 SE INAUGURABA EL MUSEO DE CIENCIAS NATURALES BERNARDINO RIVADAVIA

Publicidad

A lo largo de su larga vida el Museo se alojó sucesivamente en las celdas altas del Convento de Santo Domingo, en la Manzana de las Luces y algunos edificios de la plazoleta de Montserrat, hasta instalarse definitivamente en 1937, en el edificio que hoy ocupa.

Fue construido de acuerdo a los cánones arquitectónicos y conceptos museológicos vigentes en la primera mitad de este siglo. Esto lo convierte, aún hoy, en uno de los pocos Museos argentinos que cuenta con un edificio concebido para su función específica.

Los buhos, símbolos de la sabiduría, que flanquean las ventanas del primer piso y las arañas de bronce en sus telas que adornan las puertas, son sólo algunos de los numerosos motivos decorativos de interés, que el visitante puede descubrir durante su visita.

Publicidad

El presente edificio es solo una tercera parte del proyecto original, y muestra en los detalles decorativos y ornamentales temas basados en la flora y fauna autóctonas.

Todos estos artistas fueron renombrados escultores argentinos, algunos de ellos como Alfredo Bigatti y Donato Proietto con abundante actuación en el país y en el extranjero, donde merecieron destacados premios.

Sobre las puertas interiores que dan acceso a la Sala de Mineralogía y Geología y al Acuario, hay altorrelieves que muestran respectivamente a un perezoso y a un puma. Las ménsulas que sostienen las vigas tienen forma de murciélagos. Preside el vestíbulo un busto de Bernardino Rivadavia, fundador del Museo.

Fuente: http://www.macnconicet.gob.ar

Fuente: Revista Horizonte

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button